Escribe Gavrilo Princip


Hola, amigos; en mi segunda columna para nefasto.tk enfrentaré el tema que está tan en boga en estos días: La supuesta traición del Cómite Central del Partido Socialista a su símbolo Ricardo Lagos en virtud de la candidatura del senador independiente de la NM, Alejandro Guillier y las posteriores reacciones, las cuales no son fruto de la mera coyuntura, por el contrario, propias de un momento histórico determinado que vive Chile y sus élites.

Primero haremos una reseña de los 2 protagonistas de la contienda de El Llano:

Alejandro Guillier Álvarez, nortino, masón , 64 años, senador de la república, sociólogo y periodista de la UCN que de joven participó en la Juventud Socialista como pre militante, luego colaboró con militantes de esta en la clandestinidad y por último militó formalmente un par de años durante la transición en el PS. Hombre de las contradicciones, quizás el mejor reflejo del ADN de la NM. Se desempeñó académicamente en lugares tan dispares como la UDP y la U Mayor, hizo comerciales a favor de las Isapres y al mismo tiempo uno de sus primeros discursos instalado en el senado fue contra las AFP’s entre otras cosas.

Ricardo Lagos Escobar, santiaguno, 79 años, ex presidente de la república, ex embajador de Chile en la URSS durante la UP, abogado y economista de la Universidad de Chile, ex académico de dicha casa de estudios y otrora militante PS entre 1961 y 1987, cuando pasó a engrosar las filas del naciente PPD hasta el día de hoy. Debido a una simbólica, pero no legal doble militancia sumada a la internacionalización mediática de la transición chilena, según muchos es el socialista chileno más conocido a nivel mundial, al mismo grado de Salvador Allende. El miembro de los socialistas suizos, fundador del PPD, el del dedo a Pinochet, el ministro de la transición y el ex presidente que logró conquistas históricas para la época como el plan Auge y sus GES… Aquel héroe de guerra es el mismo hombre del Transantiago, de las concesiones, el mismo que legisló a favor de las AFPs, el que premió las gestiones de Insulza y el PS para traer al tata desde Londrés, el que reforzó el maridaje político empresarial-chileno, el que le ha venido enterrando sables al gobierno de Bachelet 2.0 y sus tímidas reformas para muchos( menos para la elite poltiico empresarial), quien inauguró el sistema vigente de financiamiento de campañas existente hasta la comisión Engel y la ley en la que sus propuestas terminaron entre otras tantas sombras.

La Guillerofobia

A la élite política y partidocrática chilensis, se le apareció un fantasma llamado Guillier, alguien que apenas estando 4 años sentado en el senado, podría ponerse la banda presidencial en marzo de 2018. Aquello indudablemente a la mal llamada clase política, le rompe indudablemente los esquemas culturales que están inculcados en el chileno promedio: Que para ser presidente hay que llevar toda una vida en la política, desde diputado hasta presidente, que para ser presidente hay que militar en un partido tradicional, entre otros aspectos.
Lo anterior indudablemente al establishment no le ha gustado para nada y se ha acentuado por el perjuicio irremontable que Guillier le ha causado a su hombre de hierro, el cual explicaré más adelante porque es tan importante para la élite poltiica y sus medios de comunicación desde The Clinic hasta el de Agustín, incluyendo a los satélites de la derecha chilena como El Democráta.

La crisis de legitimidad (de las élites)

Un pequeño descontento con las instituciones que se fue acumulando con la resignación propia de los 2 primeros gobiernos concertacionistas, con hechos como el mop- gate, con políticas como el CAE(padre del movimiento estudiantil de 2011), con el cambio constitucional de 2005, con injusticias como la ley de pesca, con los casos Penta y SQM y con la mayor de las bombas hacia la poltiica chilena del último tiempo, el lamentablemente célebre caso CAVAL…
Como es sabido, el gobierno de Bachelet hizo propia la dirección de algunas propuestas de la calle, ergo se adueño de los eslóganes y culturalmente de los diversos ámbitos de transformaciones que querían los ciudadanos chilenos: Reforma Tributaria, Reforma Educacional, Reforma al sistema de pensiones, Aumento del gasto publico en salud, Regulación de las isapres y la más importante de todas que es el punto de apoyo que élite chilena política y empresarial tanto añoraban y que parecía que le caía como anillo al dedo luego de que reventara Penta, SQM y Caval: El Proceso Constituyente.
Haciendo memoria, la real vuelta a la irrupción mediática por parte de Lagos ocurre posterior a Caval, en el momento de inicio del Proceso Constituyente durante el cual incluso elabora una propuesta propia y se la envía al gobierno ¿Coincidencia? Para nada, el show de vaqueros montado por los medios entre Piñera y Lagos, era la intención de llevarlos a ambos a segunda vuelta, que Lagos ganará y magia…Lagos cerraba la crisis haciendo la gran 2005, culminando el proceso constituyente de Bachelet, generando una consenso estéticamente socialdemocráta y aquí no ha pasado nada culturalmente hablando. Esa tesis surgió en una conversación de política con un amigo del otro bando, pero al tiempo después escucho a Mayol diciendo casi lo mismo. Al parecer tan errado no estaba.

La mediatización de Lagos

La mediatización de la nueva campaña de Lagos, coincide con el punto máximo de la Guillierofobia ¿Porqué? Por que Lagos tenía que ganar la primaria a como de lugar para llegar el balotaje, aunque esto implicara en analogía futbolística utilizar todos las posibilidades posibles, un gol en off-side más un cabezazo a lo Sergio Ramos en el minuto 94’ o la gran Henry para Sudáfrica 2010 y en términos políticos, utilizar el manual de House of Cards ¿ Acaso la corrida de Lagos a Isabel Allende no se parece, guardando las proporcionales, al tackle poltico de Underwood a Dunbar? ¿Fueron fortuitas constantes presiones al PS por parte del partido del orden? ¿Sacarle el ministro con mejor gestión a Bachelet no da muestra de algo que para el laguismo era imperativo?
Es por lo anterior que el establishment poltico empresarial y sus medios van a salir cobrar contra la candidatura de Guillier, alguien paradójicamente de la misma e incluso en su momento autodeclarado admirador de Lagos y senador de la NM. Al partido del orden concertacionista le va a dar lo mismo perder el gobierno, desde Garreton hasta al Gute, pasando por Mariana Aylwin y Escalona, todos saldrán a pasar factura pues Guillier en buen chileno LES CAGÓ LA FIESTA, sin quererlo y desde adentro.

Petición a los progres y la izquierda en general

Es por los párrafos anteriores que le pido a la izquierda y principalmente a los progres FA, no caer en el juego del establishment y comprarse el cuento de la traición del PS a Lagos, siendo que el PS se traicionó a si mismo en mayor/menor medida formando la Concertación, trayendo al dictador desde Londres, teniendo gente con ficha firmada como Correa, Garretón o Jaime Estevez, fortaleciendo la educación subvencionada de la dictadura bajo la gestión de Arrate en Educación (quien por suerte cachó en buen chileno que la cagó). Es por ello que es idiota decir que el PS renuncia a sus ideas con el pragmatismo de sumarse a Guillier.
Lo anterior tan real como Lagos traicionando al socialismo chileno antes , desde lo estructural hasta lo cultural, jactándose de entrar por la puerta que usaba el compañero presidente Salvador Allende cuyo ejemplo lo hiciera inmortal, pasando entre medio por hechos diplomáticos como el apoyar mediante la cancillería de Alvear al golpe contra Chávez en 2002 (claramente un golpe al ADN Latinoamericanista del PS Chileno).
La obviedad no tan obvia, no comprar el “Lagoswashing” comenzado por los medios hoy, invito a leer desde el libro de Marcel Claude (no el me dueles chile, claramente otro) hasta lo denunciado por Daniel Matamala en “Poderoso Caballero”, pues nunca se sabe con la Concertación que puede pasar y si se alinean los astros, alguien lleve el ideario de Lagos a primera vuelta.
Por último, aclarar que no milito en ningún partido de la NM, no veo a Guillier como el salvador de la patria, ni el hombre que derrotará al neoliberalismo en 4 años ni mucho menos quien realmente democratizará las instituciones, es más, ni siquiera tengo ese fetiche republicano de amor por el estado liberal que ha permeado a la izquierda. Pese a lo anterior, sí creo en la disputa cultural como parte de la praxis política y entiendo que no están los tiempos para lujos en un país donde Pinochet sacó mas del 45%, donde la derecha se podía dar el gusto de llevar dos candidaturas a primera vuelta, en el país donde ya ganó la derecha una elección moderándose y mimetizándose, este el mismo país donde la derecha ya no en versión soft parece pintar para ganadora pese a haber anunciado retroexcavadora a los cambios que la misma calle pedía… CHILE NO CAMBIO EL 2011, ENTIENDAN MALDITOS MILENIALS