¿Qué pueden tener en común Cristóbal Briceño, Houellebecq y el atentado contra la Charlie Hebdó? El Dostor Archivo, Mister Chile 1998 y Dr. Dr. Dr. H. c. mult. supra., conocido como Doctor Carpeta, se encarga de revelarnos esta conspiparanoiación.

Soumissión, la nueva novela de Houellebecq, se ambienta en el distópico 2022. Como sabemos, 2022 es una canción creada por Cristóbal Briceño para la banda Fother Muckers. Cristóbal Briceño, en su obra posterior, muestra una continua obsesión por los tópicos del medio oriente (Canciones como “Tora Bora” y “Piedra Negra” son recientes demostraciones de que estos tópicos son ya un letimotif para el cantante Chileno). ¿Cómo es posible tanta coincidencia entre lo escrito por Houellebecq, los luctuosos sucesos de la Charlie Hebdó, y Cristóbal Briceño?

Charlie Bukoski
Constanza Lewin y Cristóbal Briceño

La canción, titulada 2022, narra una historia de amor precaria entre dos jóvenes universitarios que van a por un cartón de vino, con la certeza del destino fatal que enfrentan todas las actividades humanas: la fugacidad. En 1 mes o en 50 años, los periodos de tiempo siempre son breves, un mero suspiro en la historia de la humanidad, y no importa cuánto vino se beba, el tiempo llegará. “No hay deuda que no se pague ni plazo que no llegue” reza la canción. En tanto, Soumission nos fija en el mismo año 2022, con una Francia que, tras una mala elección democrática, termina sucumbiendo a una teocracia musulmana de evidente machismo.
Esto no es coincidencia. Sitios muy serios (como un blogspot que se me perdió entre todo el porno que suelo visitar, de ahi veo de nuevo el historial a ver si lo pillo) revelan que hay una conexión entre los servicios secretos libaneses, los terroristas, los Monty Python, Mario Vargas Llosa y el Vaticano, con tal de crear este simulacro de atentado con tal de agitar la situación al interior de Marsella y lograr una situación erótica con resultados inesperados. Es así como sospechosamente, el libro Soumission habla de quince periodistas satíricos muertos. Cristóbal Briceño habla del año de la novela de Houellebecq: 2022. ¿La chica del parque Bustamante estaría obligada a llevar burka? ¿Estaría Chile, también, bajo la Sharía? ¿Sería el vino una excusa para violar a la muchacha impunemente y luego lapidarla?

Por supuesto, no olviden también conectar esto con el nacismo esotérico, Walter Rauff, y Miguel Serrano para hacerlo más interesante y engrupir gente en Verdades Mentirosas.