alto traverso

Nefasto.tk, el sitio miserable que se encarga de cuestionar temas pontificados por la sociedad, se presta a realizar una defensa del alto travesaño Botota Fox, para saber mas siga leyendo, m3n.

El comienzo de la ciber batalla

Hace unos días la famosa transformista y humorista llamada “La Botota Fox” desempeñaba su habitual rutina, todo normal, hay varios de sus chistes que pudieron cuestionarse hace rato por diversos motivos, pero nunca paso nada, ninguna funa, ningún grito al cielo, NADA. Excepto esta vez, ya que toco un tema que transgredió de forma absoluta la fibra progre: El caso de Nabila Rifo.

Para entender mejor, recomendamos ver parte de la rutina en el siguiente vídeo:

Luego de, publicado el vídeo anterior, comenzó una ola de criticas las que se radicaron, principalmente, en twitter (como era de esperarse) y luego continuo con los repetidos titulares típicos anunciando lo siguiente: “Twitteros furiosos por rutina de la Botota”. No tengo interés de poner esos comentarios en la presente entrada pues es una paja y probablemente pudieron verlo repetidas veces en su timeline, cualquiera sea su red social de uso preferencial.

El punto mas interesante de esta polémica, a mi parecer, se encuentra en el debate relacionado a si la rutina de la humorista podía ser considerado humor negro y, de ser así, si este tendría limitaciones inherentes.

¿Es el humor negro una herramienta para luchar contra los poderosos?

Respecto a lo dicho en párrafos anteriores, el mundo de la defensa de los derechos vía internet (Social Justice Warriors o SJW en su terminología en ingles. Cuestionada, esta ultima, respecto a su uso por algunas personas pues, según ellos, fue creada por malignos “Alt-Righters” estadounidenses) vinculado a algunas paginas “periodisticas” y sitios de ocio, se dedicaron a exponer sus cuestionamientos a la rutina por medio de publicaciones o derechamente artículos de opinión. Exponemos un ejemplo de esto:
asco, m3n
La gran pregunta es: ¿Realmente el humor negro es una herramienta para atacar a los de “arriba” a los poderosos de siempre que nos meten el pikachu en el ojo (Edo Caroca intensifies)? Tomando la definición de la Tesis: “HUMOR NEGRO, una aproximación estética” de Alvaro Luna, nos encontramos con lo siguiente:  “El humor negro extrema las posibilidades de una perspectiva ridícula de la vida al hacer humor de lo más serio en una cultura. Lo piadoso, triste, aterrador, repugnante o simplemente macabro, temas tabúes en una sociedad son motivo para reír.”
En ninguna parte de la definición encontramos una referencia a una dirección especifica que deba seguir el humor negro, o una directriz obligatoria que, de no seguir con su pauta, deja de ser parte de esta categoría del humor.

¿La rutina de la Botota es humor negro? Creemos que sí, habitualmente en el contexto en que realiza sus rutinas ha tocado, en diversas ocasiones, temas asociados a la definición expuesta anteriormente y nunca había sido cuestionada de esta manera. Tenemos la convicción de que el humor no debe ser limitado, pero, aún así, el comediante debe saber dónde decir cada cosa. Respecto a la humorista en cuestión con todo lo fome que nos puede parecer (aún así tiene mas gracia que todo el programa, staff y compañeras que tenia en “Minas al poder) se encontraba en un contexto donde se podían permitir esta clase de chistes.

Quienes tocan el punto respecto al tipo del humor que ataca a los poderosos mas bien deberían ser mas específicos a que rama del humor negro nos podemos referir o apuntar directamente a la sátira política (donde encontramos a exponentes de la talla de Monty Python).

Las limitaciones convenientes

Hace rato la poca coherencia a la hora de realizar juicios de valor o condenar ciertas situaciones por parte del mundo progre dejo de sorprendernos.
Paso cuando todos se unieron en pos de defender a la niña meme del festival de Viña (mientras a muchos de ellos les  parecio pintoresco reírse de un sujeto que fue sometido a presiones por su superior jerárquico para tener sexo con él, a cambio de una suma de dinero. En palabras simples el caso del motel nevada), ocurre cuando en algunos casos se hace mofa de forma caricaturesca respecto a la sexualidad de políticos de derecha (El caso de Pablo Longueira con Jaime Guzm3n); pasa cuando parece gracioso asociar a personajes de caricaturas masculinas y hacer hincapie en el lenguaje utilizado por una política poco querida (Matthei y su similitud a He-m4n, sumandole, en su tiempo, su costumbre de tirar una que otra chuchada). En todos estos casos el factor es común: un hombre, un político que no se relaciona con el color político del emisor del chiste y de los receptores, etc. Parece que en esos casos hacer alusiones al patriarcade fire, a la conciencia de clase y otros lugares comunes no parece caber, a diferencia de cuando se toca la fibra progre como lo acontecido en el conflicto forjado por los chistes de la Botota sobre el caso de Nabila.
En definitiva, para determinado sector, relacionado con los luchadores sociales de internet, la limitaciones al humor negro parecen convenientes a la hora de censurar lo que no se adapta a sus ideas y convicciones. Por otro lado, el humor negro no tiene freno, ni limitación cuando ataca a los poderosos, para no llamarles rivales políticos.
El mundo hoy
Eso seria todo, les deseamos un resto de fin de semana largo horrible y parálisis de sueño. Muac.