Illuminattis

 

Desde la creación del papel moneda que el dinero ha estado bajo el control de grandes mercaderes. Eso, hasta que el Estado comenzó a tomar el control y garantía de los mismos. Pero una conspiración illuminatti mundial decidió que era hora de retomar el control del dinero en los países tercermundistas, para manejar el circulante a su antojo, luego, la inflación. Chile, una y mil veces campo de experimentación de los economistas mundiales, será nuevamente el conejillo de indias de estos seres despreciables.

El club Bilderberg, reunido en 2009 en Surich, Irlanda, acordó erradicar el papel moneda y la moneda fraccionaria totalmente de uso, reemplazándola por una serie de anotaciones y tachas en registros contables computacionales. Esto, mediante la llamada tarjeta de débito. Así, los bancos centrales perderán el control monopólico que ejercían con el circulante de un tiempo a esta fecha, y el dinero volverá a ser de propiedad de sus verdaderos dueños: los mercaderes.

Según revelaciones del informante soviético secreto Eduardo Snowden, el presidente de la republica Subastan Puñeta, dueño de Trasbank, inició una oscura trama con miras a implementar esta política de desestabilización política. Desde 2013 ha estado financiando a al menos mil bandas de ladrones que se dedican a arrancar dispensadores de efectivo mediante el método del alunizaje, y otras dos mil bandas que lo realizan mediante el método del oxicorte, brindando además, soporte técnico y asesorías, capacitación y planeación de los golpes a perpetrar.

Ejecutado el primer tramo del plan durante 2013, en 2014 ya no hizo falta hacer uso de tantos golpes; así, los mismos bancos se declaraban en “incapacidad de reparar todas las incidencias contra los cajeros”, existiendo cada vez menos de estos dispensadores en lugares públicos y los que habían no contaban con dinero; algunos decían a que, por haber menos cajeros, los pocos que habían agotaban sus existencia en menos tiempo; otros, como nuestra fuente reservadísima, nos ha confesado que los bancos a propósito dejaron de surtir a los cajeros automáticos, no por el miedo a sufrir otro nuevo alunizaje y que los ladrones escapasen con el botín, pues ya hemos dicho que aquellos robos son de bandera falsa; sino, para forzar a las personas a utilizar el plástico como medio de pago.

La etapa final de la conspiración

Éste alunizaje también es falso

Aquí es donde entra RedCompra. Una vez que, resignados los usuarios a no tener con qué cresta pagar la comida, por que sencillamente el dinero no existiría, éstos se verán obligados a sacar alguna tarjeta bancaria con acceso a RedCompra Trasbank, donde Subastan Puñeta ofrece este servicio a condiciones criminales: o contratan mi servicio de pago o nadie les comprará ni una mierda, por que nadie tiene efectivo, así de sencillo. Así mismo se inventó la CuentaRuth, la cual cobra por cualquier transacción que se haga en el cajero; 300 pesos por tomar la tarjeta como no sea para usarla en RedCompra. El desincentivo a utilizar efectivo era cada vez más evidente.

Las condiciones de uso del sistema de trasbank son completamente draconianas. Por cada transacción, el sistema le cobra una comisión… ¡Al comercio! He ahí el negocio del cuento. Encima, si no fuese suficiente con esto, cobra por la mantención de las maquinarias. Para el comerciante resulta completamente desventajoso el operar estas máquinas. Por ello se ha visto algunos comercios minoristas que han optado por realizar recargos de hasta… 300 pesos, sí, 300 pesos, tal como en el BancoEstado, para amortizar la tajada que se lleva trasbanc.

¿300 pesos? ¿Por qué?

Sí, es raro que toda transacción cobre 300 pesos de comisión, siempre. ¿Por qué siempre esa cifra? Bueno, el 3 es un número cabalístico para el club Bilderberg. El doble de 3 es 6; 3 veces seis es 666; es el número de la bestia. Es sin duda suficiente evidencia para comprender contra lo que estamos lidiando detrás. ¿Coincidencia? No lo creo. Pero a su juicio estará si cree o no.