La denuncia de Rojo Edwards, pobre desamparado tribuno de la plebe, ha hecho que delatemos, finalmente, a LOS PODEROSOS DE SIEMPRE. Aquellos seres que, detrás del poder, manejan los hilos de la realidad. He aquí éstos:

 

Divino Anticristo

De nombre real Axel Romanov Von Brandeurbargerger, este judío askenazi se hace pasar por germanófilo para ocultar su condición de judío zátrapa apátrida. Posee el 45 por ciento de las acciones de AirGener, una empresa dedicada a comerciar oxígeno, y al que todos los gobiernos del mundo secretamente deben pagar un canon mensual por el derecho a tener aire, luego que éste fuera privatizado secretamente a un consorcio judío-masónico en 1946, para pagar las deudas de la guerra.

Mauricio Strogonoff Ramírez

Este opulento patricio de la aristocracia plebeya judaica prometea, narigón conspirador de asesinatos de reyes y príncipes, se hace pasar por vagabundo y pordiosero. La verdad es que comanda toda una trama secreta de personas que finjen ser pobres para justificar la mantención de un sistema de ayuda social, lo que justificaría el subir los impuestos y tener que financiar programas sociales que, si no fuera por la trama de fingidores, no tendría sentido alguno. Es así como, en nuestro país, DONDE NO HAY POBRES, Mauricio Strogonoff comanda a un grupo de no menos 200.000 cubanos quienes fingen estar en la miseria, saturando todas las reparticiones estatales con peticiones de becas, canastas familiares y ayudas afines, con tal de arrebatárselas a la clase media, que tanto y realmente necesita apoyo estatal, pero que es abandonada por el estado, y solo es apelada cada vez que el Gobierno quiere subir los impuestos para saciar el hambre sin fin de la mafia de Strogonoff.

María Corina Sabrusura Cocotera

Ciudadana Venezolana, infiltrada del gobierno de Chávez, es dueña de una fábrica de acelgas, las cuales están genéticamente modificadas para generar cambios de mentalidad en la población. Gracias a eso, la Nueva Mayoría tiene Mayoría absoluta. El gobierno le otorgó más de 20.000 tarjetas Junaeb, pagadas con los impuestos de todos los chilenos.

Seguiremos en nuestra batalla por desnudar a éstos y otros repugnantes seres que poseen el poder absoluto de nuestro país: los poderosos de siempre.