Me compré, por alguna razón, una bolsa de datos en Entel. 30 MB por 500 pesos. Una mierda, ya sé que con la misma plata en Simple este mes saco 100 MB y sin plazo. Sólo tenía un chip de entel a la mano, y con saldo, así que no me quedó otra. Como sea, al final del día me quedaron 20 MB y tenía que usarlos. Así que decidí gastarlos en una llamada de audio por Whatsapp.
Yo ya había hecho llamadas, y llamadas bastante largas, por medio de dicha aplicación. No creía mucho en las estadísticas de sus datos, pues no se veían muy verosímiles. Pues bien, esta vez hablé una hora y media Y TODAVÍA ME QUEDARON DATOS.
Sí, enviando y recibiendo simultáneamente un flujo de datos sólo gasté 15 MB, en una hora y media. Eso significa que desde un solo lado, si estuviésemos escuchando una transmisión de radio por internet, no estaríamos gastando más de 5 MB la hora.
¿Cómo se logra esta locura?

Es gracias al muy reciente (ya, ni tan reciente) codec libre Opus. Su desarrollo ha sido liderado por Mozilla y Xiph.org, fundando un proyecto que dio a luz un códec de audio completamente libre. Es así como muchas empresas privadas con fines de lucro aportaron tiempo, recursos y trabajo recorrido para lograr este bello códec. De hecho, es una mejora del códec que usaba Skype (en parte). Otras partes fueron desarrolladas por Xiph.org. Xiph.org es la que mantiene el formato libre y contenedor OGG y su códec Vorbis.

Este códec comprime rápido y se demora poco en llegar y ser decodificado, lo que lo vuelve especialmente conveniente para hablar por teléfono.

De hecho, tanto en Whatsapp y Telegram, Opus está ampliamente implementado, sin que nadie se haya dado cuenta. Gracias a eso, el impacto en uso de datos es mínimo y despreciable.

Puede ser que esté escribiendo de sobreentusiasmado. Sin embargo, la calidad del audio en una llamada sobre datos en Whatsapp es semejante al de una transmisión de FM. Una llamada sobre audio convencional de teléfono tiene una definición deficitaria. Hasta la radio en onda corta es más clara que eso.

Aún así, sorprende que pese a que han pasado 4 años desde que se lo conoce, su implementación esté tan reducida, sobre todo cuando sus capacidades son infinitas. Hoy todos los navegadores importantes lo soportan de fábrica, porque el protocolo WebRTC lo utiliza. Sin embargo, encontrar un stream de radio en Opus es dificilísimo. Todas las radios tienen, en su mayoría, codec MP3. Unas, muy pocas, como Bio Bio, usan AAC+, entre 40 a 64 kbps. Pero de Opus, nadie usa Opus. Bueno, no es de extrañar. Las radios que usan ogg tampoco abundan.

Hay, sí, algunas emisoras que usan Opus de forma experimental, pero a velocidades muy altas. Nunca encontré un stream que bajara de 64 kbps. Considerando que con aac+ en 32 kbps se lograban muy buenos resultados (es lo que usaba la radio de Chiloé cuando le reventaron el servidor con tanta visita… y sin embargo aguantó) los resultados con Opus, podríamos esperar, serían superiores, incluso a tasas más bajas.

La radio del INJUV, que solo transmite por internet y a menudo sólo tiene operativa la señal de video y audio, debería ser la primera en implementar un servidor con Opus. Pero pareciera que les importara un patriarcado el acceso.

Con esto, ¿qué quiero apostar? Una digitalización de facto del espacio radioeléctrico. En diez años más la radiodifusión podría ser estrictamente por internet. Por internet movil. Porque el precio del MB en celulares debería bajar. Si con Opus gastamos 5 MB por hora, es bien plausible pensar que mañana podremos escuchar radio por internet en la micro con un chip de Simple. Es cosa que los radiodifusores se aviven, lean un par de manuales y habiliten un servidor que lance un stream en Opus. Hay un nicho que se está perdiendo allí.
Y de paso, si algún día llega la digitalización de la radio (cosa nada conveniente, ya llegará el momento de explicarlo), que sea en base a este codec libre, y no con el MP2 o el AAC que se ha ocupado en el resto del mundo.