Aaron Ramsey me dijo una vez que desde los 9 años tiene la habilidad de matar gente de un pelotazo y ahora le creo. Mató a Bin Laden, a Whitney Houston, Paul Walker y hace algunos días a David Bowie. Esto sólo prueba la cantidad de cosas inexplicables que existen en el fútbol, un deporte lleno de misterios que pronto serán revelados.

El fútbol es un deporte que se juega de manera profesional en varios estados del mundo, desde la mejor Corea a Corea del Sur, es el juego preferido de burgueses y proletarios por igual. La facultad de ser un lugar de encuentro para las diversas clases sociales, es una característica que comparte con teleseries y shows de alto calibre como “El tío Emilio”.

El deporte rey ha cobrado vidas: fans de Liverpool, dioses y estrellas de rock, todos han muerto por culpa del juego que en realidad no es un juego, sino, una batalla invisible entre los grupos que apoyan la vida y los grupos que apoyan la muerte. La FIFA no quiere que el público se entere de la terrible conspiración que guarda la pelotita. Si ustedes supieran de todas las irregularidades que se esconden tras las empresas deportivas ¿Seguirían siendo partícipes de esta masacre?

Una fuente que no quiso revelar su nombre, se refirió al verdadero cariz que tiene la directiva de la FIFA:

loco
Asesino

“Son todos marcianos loco, desde Joseph Blatter hasta Michel Platini, todos marcianos y narcos loco, marcianos narco. De antemano han sabido todas las catástrofes mundiales, todos los lugares donde se van a congregar las barras bravas, las actividades de esto, todo controlado por las redes de un tráfico de drogas que no se atiene a las barreras terrestres loco, están re metidos en el faso y la flashean bastante, tanto, que se ponen verdes, grises de todos colores. Además tienen una especia de culto, los he visto con mis propios ojos inyectados, más de alguna vez me han llevado a sus naves, me han hecho pruebas y lo único que han encontrado es cocaína ¿Por qué crees que me tuve que ir en el mundial del 94? Por culpa de los marcianos narco”, adujo.

pinchapelotas
Pincha pelotas, salva vidas

Bowie murió por culpa del fútbol, Bin Laden murió por culpa del fútbol, Houston, tenemos un problema, murió por culpa del fútbol ¿Cuándo va a parar esta masacre? La causalidad, las estadísticas, están ahí. Cada día que se juega un partido de fútbol, muere gente. Cada vez que una pelota es pateada, muere gente. Cada vez que un futbolista corre, muere gente. Y si la directiva de la FIFA lo sabe ¿Cómo lo avalan? ¿Qué humano soporta que personas mueran con tal de lucrar? Aquí el problema no es el lucro. El problema es que no son humanos y lo que quieren es la destrucción de la civilización humana.

Por supuesto que también existe gente humana dentro del juego, la mayoría de los jugadores lo son, hasta que les inyectan cosas marcianas en la sangre y se ponen apuestos y fornidos. Messi es un ejemplo ¿Por qué creen que se fue a Barcelona? Era un pendejito argentino que nada sabía de la vida y de pronto vienen y se lo llevan a Europa. La historia oficial es una mentira, nunca un pobre va a viajar a España por saber jugar a la pelota, eso no pasa, es ficción. A Lionel lo abdujeron, lo alienaron y terminó con autismo. Por eso las entrevistas y salidas en público del jugador se sienten tan incómodas. Lo vacunaron y terminó con un severo problema cognitivo.

Incómodo ¿no?

worlddomination
Jadue, reptiliano

El plan de la FIFA es simple, encubrir con un carnaval de colusiones y fraudes sus verdaderas intenciones: Disminuir la cantidad de humanos, provocar desastres y muertes a pelotazos, invertir el orden social y hacer de la raza humana un grupo controlable de esclavos. Ellos siempre han estado ahí, ellos miran a la sociedad desde sus naves y a aquellos que se rebelan contra los designios de su organización, los excluyen y los tildan de locos y drogadictos.

Llegará el tiempo en que los únicos vivos serán los futbolistas y quienes quieren asimilarse a ellos. No por nada el más bajo estrato de la sociedad usa el pelo a la moda del deporte, además de indumentaria de los equipos que siguen, como si siempre estuvieran listos para salir corriendo tras una pelota o posar en bóxeres. Por el darwinismo, se sabe que solo los más aptos sobreviven, el proletariado es el más apto, intuyen que el mundo, que la sociedad como la conocemos, va a cambiar irremediablemente en torno al biuriful gueim.

Sampaoli es uno de ellos, Sampaoli es un gris. El fraude al fisco sólo es una cortina de humo para que el pueblo chileno preste atención a temas que son de la menor importancia ¿A quién le incomoda que no pavimenten las calles y no le paguen los sueldos a los profesores? Lo verdaderamente importante es el exterminio y condena de la raza humana a una vida de trabajo con un bajo sueldo, que solo servirá para comer y comprar poleras de equipos, que es lo único que producen los alienígenas estos. Macri es uno de ellos, no por nada fue presidente de Boca Juniors y ahora lo pusieron de presidente en Argentina.

Fans del fútbol, amas de casa aburridas de sus maridos, escolares, profesores, pescadores, remiseros, sastres: Gente del proletariado. Es hora de dejar el biuriful gueim y oponerse a los marcianos y sus mañas. Despierten, abran los ojos, piensen por ustedes mismos, cuestionen a la autoridad. Si todos nos organizamos y pinchamos todas las pelotas de fútbol del mundo, no tendrán cómo controlarnos. Ahí está su poder, en el aire encerrado dentro del caucho recubierto de piel plástica.

frenchmontana
Es serio

Por eso, si ven a niños jugando a la pelota, pínchenles el balón. Ellos no lo van a entender, pero tarde o temprano todos llegamos a la adultez y a un nivel mayor de conciencia, donde podemos juzgar a todos sin motivo aparente. Cuando a esa etapa, donde los lectores de esta página se ubican, lo entenderan.

REBÉLATE PROLETARIO CONTRA TUS AMOS EXTRAPLANETARIOS

Fuente: Galaxy 11, El comercial de Nike, básicamente cualquier campaña publicitaria (Todas sirven si se les hace un conveniente análisis de contenido. Ctm, podría probar que la ideología del papa es la transexualidad si me dieran el tiempo suficiente).