Lo sabemos. La tercera guerra mundial está cerca. Aunque Milísforo no lo quiera creer. Aunque crean que se trata de la misma vieja cantinela de Ruperto Concha que viene anunciando hace años. No. Esta vez es una certeza. La tercera guerra está en el umbral de nuestra puerta, esperando a que le abramos, igual que un testigo de Jehová hinchapelotas. En ese evento, ¿qué bando tomarás? Nosotros ya nos decidimos. Estas son las razones:

La muela del juicio

 


Como notarán, cuando Rusia gobierne el mundo, vendrán chiquillas de todos los puntos del Cáucaso a tomar posesión de nuestros exquisitos parajes naturales, y nos gobernarán con mano de hierro y látigo de látex. Yo las espero con esperanza y desesperación, con sábanas limpias y café recién hecho. Por favor, Rusia, gran madre patria, gana la guerra. Conquístanos.

Queremos sentir la suavidad del veneno que esconden esos labios en nuestros cuellos. En ambos cuellos.

 

 

Por supuesto, enjuiciaremos con rigor cada conjunto de ropa interior que usen, y dictaremos sentencia presta y siempre atenta: se te ve muy bien, Nevenka. Me encanta como te vez, Natashka.

 

 

Solo esperamos que nuestro clima, tanto más clemente que el de sus parajes natales, les permitan poder seguir generando estas verdaderas obras de arte.

 

 

Rusia siempre está abierta al diálogo. A un diálogo abierto, franco, mirándote a los ojos. Aquella mirada que va directo al corazón.

 

 

¿Me entienden?

 

 

Por supuesto, esta clase de fotografías podrían entrar en la Convención de Viena contra las Torturas y otros tratos crueles. Es que el color morado en aquellas partes del cuerpo es cada vez más notorio, y no precisamente por un problema de irrigación.

 

 

¡Oh, dulces hijas de Lenin! ¿Quién diría que no solo conquistastéis el espacio, sino el corazón de todos los varones? No como los torpes estadounidenses, que la primera vez que enviaron una mujer al espacio se les reventó el cohete a mitad de camino.

 

 

Por que sabemos que Rusia es un país de esfuerzo. La gran, dura y fría estepa es un lugar donde nosotros iríamos a dar la vida encantados. Por que al lado de una mujer como ella, ningún sufrimiento es insuperable.

 

No importa que el frío erice la piel
No, no es sufrimiento. Es placer. Es el placer de hacer más grande a la gran patria.

 

Y en esos ojos, imposible no hallar consuelo.
Rusia es el mundo. Rusia es humanidad. ¡Viva la Unión! ¡Vivan los soviets!

 

 

¡Viva Eduardo Artés, primer secretario del Partido Comunista Chileno de Acción Popular!

 

 

¡Viva la gran y pujante economía soviética!

 

 

¡Aléjense yankis de la bella península de Crimea!

 

 

¡Que en todo el mundo surjan Repúblicas Populares y Soviéticas! ¡Todos a volver a la copa CCCP!
.

Resistirse es imposible. Una tarea vana. ¡Me entrego a ti, oh Rusia! Solo los cobardes, los mariquitas intentarían resistirse. ¡Ya entiendo la enorme sabiduría del gran líder Vladimir! Oh Rusia, bella Rusia, a tus brazos me entrego.

Más material para que sigas llorando porque ni la mina fea de tu clase te pesca en Russian Selfies de Tumblr.

Ella debe gastar caleta en estufas