Año a año somos testigos de diversos concursos que nacen con el objetivo de premiar las creaciones de autores anónimos, algunos de estos surgen bajo el alero del manejado imponente FONDART, otros se erigen chupándole el pico desde los aportes que hacen las empresas privadas -que rebajan impuestos gracias a la Ley de Donaciones Culturales-.

Es sabido que para poder participar de estos concursos se debe, en muchos casos, coartar las ideas propias del autor, para lograr la estadarización exigida desde la organización de estos eventos.

“Arte” institucionalizado.

Ningún “Santiago en 100 palabras” se atrevería a tener obras alusivas a tabús de nuestra sociedad, o a experimentar con nuevos lenguajes o jergas ya presentes dentro de los distintos estratos sociales. Estos concursos se enfocan en restringir, dentro de un margen ultra delimitado, las manifestaciones creativas que cada uno de los autores quiere añadir a su obra, reproduciendo un modelo de arte institucionalizado que es el que se enseña en libros y escuelas.

Esperamos que nuestros amigos de MCGA no nos copien la idea.

Así nace el “Nefa en 100 palabras”, como un espacio de libertad creativa en que cualquier simio persona puede enviar su cuento corto de propia autoria. Se acepta cualquier tipo de obra escrita, privilegiando aquellas más bizarras o esquizofrénicas (que son las del exigente gusto de la Nefatria) o aquellas que vayan en contra de nuestros conocidos enemigos. Ojo que esto es una descripción a priori de los gustos de nuestros seguidores, si llega una obra que escapa a estas ultimas descripciones y nos conmueve el corazaun también puede optar al gran pene gigante premio sorpresa.

 

 

Aquí te dejamos las bases.

BASES “NEFA EN 100 PALABRAS”

Esperamos tener muchas obras participantes, para así excitarnos con sus trabajos y hacer sus  nombres reducidamente famosos y lograr que llegue publicidad a este antro para que por fin se sustente solo.