Despertó a las tres de la tarde. Estaba habituado a dormir con tres mujeres, pero cinco hicieron hacerle temer que su rendimiento sesual no fuera el óptimo. Como sea, esas cinco bellas jóvenes desnudas a su lado hacían estrecha la cama king box 3 plazas ubicado a un costado de su atelier, donde confecciona planes de murales y letreros bellos con mensajes concientizadores. Y sí, su pene vio su potencia torcerse pero no hay nada que una lengua bien batida no logre suplir. Por eso, estas cinco estudiantes de la Universidad Católica, rubias, altas y cejijuntas dormían después de una tarde de marcha y consciencia y una noche de placer mutual, lesbianado y heterodespatriarcalizado.
El joven toma su celular para leer los halagos a su gesto.
Lo que vio no le gustó. Sintió su mundo derruirse.
Tomó clonazepam y siguió durmiendo.
Vuela alto, joven ángel del cartel.