Por Felipe Estica C.

Hay niños encumbrando cometas que quieren
llegar hasta el cielo los dias domingos.
Hay otros pues,

que no elevan mas que sus propios brazos
con cartones en las manos para poder extender
chicles y monigotes por la modica suma de su
pan y vida.

Asi empieza otro dia en la vida feliz.

Un shining blue sky

Un radiant sun

Sin autos ni smog, sin una pizca de
infelicidad ni sacrificio,
entre rejas
para parecer perfecto y no dejar
pasar a los conejos traviesos
que a veces
pueden quedar atrapados y morir
en los alambres de púas.

Escuelas rosas,
centros comerciales.
La vida perfecta.

 

Felipe Estica fue un estudiante de Filosofía de la UV, que optó por el sueño eterno en un triste 2009. Se han hallado estos escritos perdidos en un sitio de internet, de los cuales rescatamos este poema. In Memoriam, Felopio. Te seguimos leyendo.