Sin duda uno de los mayores anhelos que tiene el hombre es poder ser autosuficiente o autosustentable, el problema que siempre encuentra es que el sistema lo presiona a tal punto en el cual su estabilidad emocional se hace insuficiente para tolerar la serie de acontecimientos desfavorables que lo acribillan permanentemente y perpetuamente. Es por eso que dado las contingencias que se crean se hace necesario una interesante pero extraña manera de jugar con el sistema para volcarlo a tu favor aprovechándose de las puertas giratorias que el mismo nos entrega sin desmerecer la cantidad repartida de activos que estan circulando:

De partida tenemos que usar los créditos de consumo, herramientas con las cuales las trasnacionales de los círculos de poder nos controlan para poder girar en torno a esferas de dinero que no son mas que bolas de nieve rotando entorno a la escalera de de poder, luego debemos de hacernos de muchos activos para ser interesantes al sistema y no caer al juego de la ardilla y el conejo (SMARTHWORKSHOP, 1997).

Cae entonces el suceso consiguiente a la fecha de caducidad del crédíto de consumo: el avalúo fiscal, pues es ahí donde podemos reunir lo que nos falta para pagar y pedir un avance en efectivo el cual se hara contrario a la fecha del último pagaré ante notario que nos citara la fiscalia en el fallo contra nosotros por el no pago del crédito de consumo, he ahí algo llamado “BACKDOOR”.

Hemos caido en el juego pero como ganadores, desde este punto nosotros controlamos al sistema y tiramos los dados, ya no somos mas victimas ni personajes secundarios, somos consolidados habitantes y solo nos resta esperar los frutos de nuestro esfuerzo en nuestra cuenta corriente o a la vista.

Suerte.