1212_stalags_g4.jpg_1853027551

Murdock terminó quemado en una hoguera semita luego de su chiste, que lo eleva a mártir del humorismo de mal gusto y hace que distinguidos próceres del pensamiento progresista chileno -desde el neomarxista Juan Pablo Cárdenas al liberal Carlos Peña -no hagan sino que manifestar su repudio ante el desatino. Acá en Loserpower no tenemos cara para no prestarle ropa al muñeco de mierda que cuenta chistes fomes, violentos pero fomes, porque nosotros a la hora de hacer humor hacemos chistes más violentos y más fomes. Así que para conmemorar la inmolación titiritera, les presentamos un exxxtraño descubrimiento que no sería bueno que vieras en la pega. Después del salto, chuchetumare.

Pepito Chicoma, un conocido caricaturista chileno avecindado en Argentina llamaba la atención sobre los “Stalags”: porno que, conforme a la descripción que coloca la reseña que acompaña al documental de abajo, consistía en ““libros pornográficos que describían actos sadomasoquistas entre voluptuosas mujeres oficiales nazis abusando de prisioneros encerrados en campos de concentración.”

Sí, weón. Los judíos tenían la costumbre de leer, en la naciente nación de Israel, mientras mataban palestinos como quien come chocolates un domingo de pascua, estos tenían extraños gustos con respecto a los libros pornográficos que leían.

002 [rodoxskan]

Pasándolo la zorra. Esto no es un Stalag propiamente tal, pero es porno nazi, asi que es como lo mismo.
stalag3

Por supuesto, como buenos judíos, nos gustaría que unas rubias alemanas de pechos generosos nos capturaran y nos torturaran el ñafle hasta genocidarlo, cómo no.

st6

Lo peor de todo es que en medio de la historia de victimización en la naciente Israel, estos folletines pornográficos eran furor. Sí, jóvenes fapeandose con la idea de que una rubia alemana genocida se los culee. Belleza. Los temas son más o menos los mismos: judíos violados por alemanas, judías violadas por alemanes, alemanas violadas por norteamericanos cuando están en el modo venganza. Estos libritos, con ilustraciones muy divertidas, salían a la calle en medio de la expectación generada por el juicio a Adolf Eichmann en Israel, durante el cual quedaron expuestos todos los horrores nazis en los campos de concentración, que incluían -como no- brutales descripciones de escenas de sexo duro, violento y no consentido con todo tipo de penes, de origen humano, animal y mineral. Por supuesto, los horrores del holocausto se mezclaban con la imaginación de la libidinosa juventud israelí que meneaban el chino sin beatle -por que son judíos -pensando en la Alemana de senos turgentes que le hacía la de David Carradine.

 

Mehlha79

Así, como todos sabemos, la masturbación termina en desnutrición. Fap fap fap.

z620

El fetichismo con los trajes de cuero, los bastones y las banderas nacis. Locura con ojos azules. Tuve tu veneno, tuve tu vida y ya no la quiero. De acuerdo, tampoco es un “Stalag” pero tenía que rellenar. No hay muchas ilustraciones salidas de los Stalags pululando por internet, y mucho menos un puto PDF con un escaneo completo (aunque como están en hebreo, dudo mucho que podamos complacernos con el texto. Es literatura erótica, pelotudos, no una película). De todos modos el género porno nazi después explotaría. Pero en el resto del mundo, lo que no tiene sabrosura. Es como hacer porno de españoles conquistadores y no ser mapuche. La gracia del porno nazi es que lo hagan los judíos.

 

01-stalags_big_657x400

Cuento corto, las publicaciones fueron prohibidas en breve en Tel Aviv, por incitar el antisemitismo. Sí, judíos antisemitas, como si ya no se hubiera distorsionado suficientemente el mundo con esta gueá. Es que en medio de los juicios contra los jerarcas nacis no era muy divertido estar al mismo tiempo masturbándose con las mujeres de tus torturadores. Los que se pajean con esto señalan que subliman la posibilidad de tirarse a la nieta del criminal que los sometió. Volá de ellos. Pero después no reclamen que los discriminan.

Como les dije, no hay muchas ilustraciones, y más que nada se repiten entre sí, o se trata de ilustraciones de porno de temáticas nazis, pero que no fueron hechos por judíos. Por fortuna, queda aun un completo documental en internet que trata de este tema, que los puede dejar mucho más felices que a mí. Supongo que como ustedes están más acostumbrados a conocer porno raro, podrán encontrar un pdf con estas bellezas del arte de la masturbación.

Así que chiquillos, culturicense, edúquense lo más que puedan y disfruten de una alemana en traje de cuero o látex saludando al Fuhrer mientras te circuncidan con los dientes. Chali!

 

Sean felices y chiquillas tetudas, usen chaquetitas de cuero sin sostenes, plz