Usar Facebook es un mal necesario a estas alturas. Esta casa editorial ha sufrido varias veces borradas y bloqueos en aquella plataforma, habitualmente promovidas por grupos feministas que sencillamente ven un par de frases referidas a algún suceso reciente y estallan en ira. Pero ya tendremos tiempo de referirnos a aquellos. Hoy nos importa un caso al otro lado de la cordillera: se trata de los desopilantes EAMEO.

¿Por qué “EAMEO”? No, no se trata de un acrónimo. Es sólo la contracción de la expresión “Eh, Amigo”, que degenera en “Eh, Ameo” con cierto sonsonete villero, el símil a nuestras poblaciones callampas. Sí, algo de abajismo hay en ello. Pero ciertamente no caen en el romanticismo meloso progre de los especímenes locales (¿para qué nombrarlos a estas alturas?)

Como habrán notado, “EAMEO” es una página donde, simplemente con fotomontajes de muy alta factura, arman una imagen que habla por sí misma. Nada de recursos a intrincados juegos de palabras, como nosotros acá en Nefasto. Ellos, una imagen, y dejando la cagada.

Y es que las tormentas de arenas que levantan son enormes, y se ve en las cajas de comentarios. Alternativamente acusados de macristas como de krichneristas choripaneros, últimamente se han visto más acusados de lo segundo, por mucho que la evidencia haga más necesario darle más al gobierno actual: indudable que las medidas de Macri impactan directamente en la vida cotidiana de las personas, y ni hablar de la radical merma en las libertades cívicas.

El pueblo dice que esta foto provocó el baneo de Eameo en facebook por incomodar a Macri y sus adictos: Presentan a Luis Majul, periodista adicto al régimen, ataviado como quinceañera fanática de un artista: “Maury”, que no es otro que Mauricio Macri. Facebook te dirá que la borró -y censuró a Eameo – por su evidente homofobia. No faltará el que le encuentre razón a facebook. Somos colonia. Estamos convirtiendo a los blogs en colonias de facebook.

Y aquí es donde entra la censura. En el peor de los mundo posibles, fue el gobierno de Macri el que ordenó suspender derechamente la página. Pero en el escenario menos malo, fueron los votantes de Macri que aún no se arrepienten y hasta están contentos de perder poder adquisitivo -tontos hay en todas partes y para todos los gustos -los que llenaron de denuncias a las fotos de EAMEO. Y como Facebook es una empresa neoconservadora que anda muy de puntillas con eso de no ofender a nadie, pues su primera reacción es borrarte las fotos y cerrarte el facebook sin siquiera preguntar primero.

Obama y Macri: un club de swingers

Esto se explica por una cuestión que afortunadamente aún no llega a nuestros terruños: la idea de los safe spaces. Los progres estadounidenses viven una suerte de distopía con ositos cariñositos denominada la doctrina de los espacios seguros: no podemos opinar nada que pueda hacer sentir incómodo a alguien.

El estilo EAMEO destaca por su minimalismo verbal, cargando a la imagen el explicar el chiste, normalmente determinado por el contexto, lo que obliga al receptor a conocer no poco de cultura popular. En la imagen. Luis Majul como plumario a sueldo de Macri, convertido en uno de los monos que escriben en las máquinas de escribir, esclavizados por el Señor Burns -Macri -.

Es así como en las Escuelas de Derecho no pueden hablar del delito de violación porque puede que haya alumnos a los que les incomode el asunto por haber sido violados. Una excelente idea, pues tendremos formaciones académicas incompletas por no hablar de ciertas cosas. Y en esa misma línea, Facebook, en su declaración de principios, se ha declarado como un espacio seguro. Así que de joder a alguien, ni hablar. Hasta la más mínima posibilidad de molestar a alguien es objeto de censura.

Esto nos recuerda esa clásica tira “apta para todos”, que se publicó luego de tanto decolonialista dijera “no ser Charlie”, porque todos sabemos que los terroristas no son victimarios, son víctimas de bulling y por eso agarraron a disparos a los dibujantes. No es más que el chiste más correcto posible.

Ante las censuras, lanzaron “Eameo blue”, como cuenta alternativa. Cabe señalar que el “blue” hace referencia al dólar semiclandestino que se cotizaba a un precio más alto que el fijado por el gobierno durante el gobierno de Cristina.

El usar facebook como plataforma de difusión hoy es, lamentablemente, imprescindible. O estás en facebook, o no estás. Así de sencillo. Por eso que no nos queda otra que recomendar, si es que de casualidad llegase este humilde panegírico a los autores intelectuales de EAMEO, que primero: se hagan una página web autohosteada, así como nosotros. El html lo ponen en un servidor mediano, tipo bluehost, que aguanta. Las fotos más polémicas las alojan en wordpress.org. Luego, enlazan a la página de facebook. Como se mostrará la foto del post de forma automática, no estará dentro del post; entonces, si los denuncian, el sistema de denuncias sólo verá un enlace, no una foto, y pum, denuncia frustrada. Nosotros lo hemos hecho así, y es evidente: prácticamente todos los bloqueos que hemos tenido en facebook han sido en base a fotos, unas pocas por textos, ninguna por enlaces (siempre que no hayan sido glosados).

Para seguir siendo puntudos en facebook no queda otra que recurrir a la rutina más brutal en el humor: volverse crípticos.

Bueno papú, espero que el post de dia de hoy te haya gustado, dejame puntos y suscribite al sitio nefastinga que te tenemos mas sorpresita por solo cinco peso. Si, subió el bondi no va subi nefastinga qué te cree’ bolo’.