Desde hace mucho tiempo que existe una teoría sobre la risa que se ha denominado como “Teoría de la superioridad”. La explicación es sencilla: Nos reímos de las cosas o personas que aparecen como inferiores a nosotros. A pesar de que dicha teoría, como fundamento de la risa, ya está refutada (sobre todo por la común experiencia de reírse de uno mismo), es innegable que en muchos casos nos seguimos riendo de quién se cae en la calle debido a una torpeza. Torpeza que, quienes nos reímos, hemos sabido evitar, estando por tanto, en superioridad con respecto a la persona en el suelo. El ejemplo aplica a aviones con equipos de fútbol dentro eh, no se crean que no.

Es evidente que la risa cruel no es algo nuevo. Pero vivimos en el siglo XXI, y las cosas han cambiado desde que el tío Aristóteles teorizara (lo anterior) sobre la risa. Hoy en día no nos es lícito hacer mofa de alguien porque… porqueeeeeee… pues porque no. A menos que ese alguien sea de derecha, ahí hazlo mierda, di que la vieja se tiene que morir, que Cathy Barriga tiene dos neuronas, que la Mathei es una vieja facha reculiá estúpida de mierda por querer poner mimos. Pero anda y dí que la Vallejo, que la Cariola, que el guatón Salinas, digo Bóric. Te crucifican, te acusan de machismo y, lo que es más hilarante y patético aún, de ser de derecha. Porque claro, si haces un chiste sobre un personaje de izquierda, eres de derecha automáticamente. Esta última situación es la que tanto aqueja a este humilde pasquín amante de la ironía, sarcasmo y sardonismo. Hace unas líneas atrás dije que no se podía hacer mofa de alguien porque no, pero mentí. Y es que el motivo de de esta prohibición es la tétrica y aburrida corrección política, mas, esta corrección política funciona hacia la izquierda únicamente, como ya dije antes. Lamentablemente, los paladines de esta izquierda políticamente correcta pertenecen a la facción más acéfala posible de esta: La izquierda popularsh facebook-twitter-youtube, perro zorrón.

Son estos espacios en internet quienes contaminan con su estupidez cualquier intento de expresión. Son los de youtube que en un vídeo defienden al feriante de la vega por ser de pueblo, y en el otro lo destrozan como animal por no tener noción sobre lo que son los problemas de género y transgenero que afecta la conmutatividad del paso de un genero hacia otro género que sea parte de los 789987987 géneros existentes y comprobados mediante una encuesta de los cabrxs de socio amigos de ellos porque todos tienen el mismo acceso a la información sobre el machismo que se está haciendo día a día como quien hace completos en un carrito de Bellavista. Son los pasquines virtuales de supuesta izquierda que viven atrapados en una constante dicotomía Homenaje-Repudio, Derecha-Izquierda, Buenitos-Malitos, Machista-Feminista, etc. porque el gris no existe, y no debería existir la auto crítica tampoco, y mucho menos, la caricaturización de causas tan altas y nobles como lo son el conseguir baños unisex o conseguir la prohibición de relaciones sentimentales entre profesor-alumno en la universidad. Cofcofcof universidadevalparaiso cofcofcof. Son las humoristas “feministas” cuyas rutinas “feministas” consisten siempre en chistes “feministas” del tipo: “Se han fijado cuando los hombres…x”
“Vieron como reaccionaron los hombres cuando….x”, dando claras luces de que el feminismo lo único que hace es contemplar al hombre. ¿Cuando chucha viste a una mina trabajando en esas rutinas? Lo único que hace la mujer feminista de minas-al-poder, es tirarse peos y mirar a los hombres, todo escudado tras la eterna creación de un “nuevo imaginario de mujer”.

En definitiva, son estos los enemigos de la libertad de expresión (pero de la de verdad, la universal, la que te sirve para decir algo) ya que la manejan, como si fuera derecho solamente de ellos, desde una supuesta inmaculada torre de marfil de perfección moral, cuando les conviene, y cuando no, que se muera la vieja. Faltos de una visión de espectro amplio, los típicos reaccionarios, los Emilios Sutherland de facebook, los cazanoticias de chilevisión, los que denuncian todo lo que no está de acuerdo con su postura.

Por eso, los invito a seguir en lo mismo, en su actitud que mucho llora y nada aporta, en su parada de mundo burbuja. Nosotros seguiremos en nuestra actitud de reírnos de ustedes, de aquellos que ustedes odian, de nosotros mismos, en definitiva, de todos, todas, todes.