Le avisamos a las ex pololas del Senador que en Nefasto hay hombres solteros, pobres, pero honrados, fieles y monógamos.