De acuerdo a Israel, Hamas es cobarde y cínico.

De Richard Seymour, publicado en theguardian.com. Traducción de Nefasto.cl

Ellos se esconden en el hospital de El Wafa.

Ellos se esconden en el hospital de Al Aqsa.

Ellos se esconden en la playa, donde los niños jugaban fútbol.

Ellos se esconden en el patio del anciano de 75 años Muhammad Hamad.

Ellos se esconden en los barrios residenciales de Shujaya.

Ellos se esconden en el vecindario de Zaytoun y Toffah.

Ellos se esconden en Rafah y Khan Younis.

Ellos se esconden en la casa de la familia Qassan.

Ellos se esconden en la casa del poeta, Othman Hussein.

Ellos se esconden en la villa de Khuzaa.

Ellos se esconden en miles de casas dañadas o destruidas.

Ellos se esconden en 84 escuelas y 23 asentamientos médicos.

Ellos se esconden en un café, donde los ciudadanos de Gaza veían el Mundial de Brasil.

Ellos se esconden en las ambulancias que intentaban trasladabar heridos.

Ellos se esconden en 24 cadáveres, sepultados bajo los escombros.

Ellos se esconden en una joven dueña de casa en pantuflas rosadas, tiradas en el pavimento, alcanzada mientras huía.

Ellos se esconden en dos hermanos, de ocho y catorce años, mintiendo en la unidad de cuidados intensivos para quemados en Al – Shifa.

Ellos se esconden en el pequeño niño cuyos restos eran acarreados por su padre en una bolsa plástica de tienda.

Ellos se esconden en el “incomparable caos de cadáveres” llegando a los hospitales de Gaza.

Ellos se esconden en una anciana, mintiendo en una poza de sangre en un piso de piedra.

Hamas, nos dicen ellos, es cobarde y cínico.