Hay borrachos odiosos y guardias con complejo de Martín Vargas. ¡Pega, Martín, pega!