Nada mejor que un cura para hablar de sexualidad, no?        Ezzati, líbranos del mal.