Los personajes del escenario del poder mundial se mueven de un modo que resulta divertido. Todos están disfrazados de alguna manera para la actual comedia humana. El problema es que el acto final se aproxima, y este no será para nada divertido.

Crónica de Ruperto Concha del 1 de junio de 2014 por Radio Bio Bio de Santiago.