Mientras los amigos de Mejillones se matan  por mejoras sindicales,  nuestro ex candidato presidencial favorito, amante de las bicicletas y  los notarios, ha vuelto a hacer de las suyas.

tjh

No sé ustedes, pero yo ya lo extrañaba.