Sapiencia.

Hay que tener cuidado con las minas, sobre todo si uno anda en plan pipeinformático y quiere hacerse el galán por la internets.
Por que es re fácil estar pasado a sobaco, coco (no Chanel) y otras partes del cuerpo, en plena canícula (aprendieron una nueva palabra, culiaos) y encontrarse en el tuister una washa tetona con toas las presas al aire. Claro, como uno es agueonao y no cacha que la foto es de la Marcha de las Putas (cuando Sabat trató de putas a todo el Instituto Nacional Femenino y las guachas salieron a la calle a demostrar que al menos podrían cobrar a cien lucas la cachita) llega y pregunta a la mina:
– Oye, que estai rica, weona, ah
Y te responden
– Ay, sí, nunca me lo habían dicho, jijijiji


CUIDADO JOVENES. El “Jijijiji” es una seña fatal. Usted, señorita, debe entender de una buena vez que un “jijiji” es una explícita invitación al coito, previa superación de una prueba de admisibilidad. Por tanto no ocupe ese recurso como quien regala abrazos por un mundo mejor. Es más, el “Jijijiji” debiera ser erradicado de nuestras vidas de una buena vez. Esperemos una Ley Rodrigo para que nunca más, jóvenes de esfuerzo no caigan enredados en las redes de muchachas de dieciséis, para ver luego truncados sus proyectos de vida y sean mostrados públicamente como pervertidores de…

¿Muchachas de Dieciséis años?

NOOOOOOOOOOOOO, y aquí es donde comprobamos una vez más que las mujeres son MALAS. MALAS, MALAS, manipuladoras y malas. Por que en internet, NADIE TIENE 16 y lo dice explícitamente. Las minas que tienen 14, 15, 16 o 17 siempre, pero SIEMPRE tienen 19. Uno concerta una cita, la llevai a la disco, la emborrachai, te la tirai, y cuando encontrai el carné de identidad sobre la mesita de noche, entre el lubricante y el látigo, te dai cuenta que la cagaste y que esa sangre no es porque le haya llegado la regla justo a la primera pichuleada. Ese momento terrible en que te das cuenta que tú también perderás la virginidad, pero no esa misma noche; la siguiente, en Colina 2, y al final tu destino será inevitablemente ser pintado en un cuadro de Francisco Papas Fritas.
Entonces, ¿Cuál es el asunto de confesar que tienes 16 años en un contexto de joteo digital? Es evidente: hacer notar tus instintos propios de consumidor de Deep web. Por mucho que 16 años no sea la edad de la inocencia -en los liceos se tira, y cómo se tira, a menos que todos ustedes sean unos pelmazos que conocieron las cachitas a los 21 años -hay algo de tabú en las diferencias etáreas que superen la proporición de la Edad del Mayor /2 + 7. ¿Cómo es eso? La fórmula dice que el máximo de edad que puede tener la persona menor en la relación está dada por esa proporción áurea. Es así como uno con 20 años solo puede andar, como mucho, con una mina de 17. Es decir, ya con 22 años tenis que andar con puras mayorcitas para no ser señalado con el dedo. Ahora, por el contrario, en una mina que dice tener 16 en internet se aplica la lógica inversa para con respecto a las que tienen 16 en la vida real: la mina de 16 tiene 22, 23, o 35 como Paulina Allende Salazar. Entonces, el calentarse el hocico con menores adultas, por cumplir la fantasía de tirarte una mina con jumper, porque cuando tuviste la edad para hacerlo aquello era patrimonio exclusivo de los guiners del curso, puede ser un error fatal.

Sí, es el macabro experimento de Mujer Sofisticá, que copio sin pudor ni respeto con el fin de comentarlo.

Me dio pajita mover la gueá. Esta mina llega y publica su esperimento en su bló, te funa por tuister y voilá: eres un violador de menores en potencia. Cagaste, seudo Humberto Humberto.

En definitiva, y recapitulando: hay que ser bien justos con el loquito.

1.- Hablamos de 16 años, no de 13. Si fuera 13, sí, estamos ante los actos preparatorios de un delito de violación, no hay vuelta que darle (no acude acá la circunstancia de la diferencia de edad de máximo 2 años entre uno y otro; el supuesto es que uno es menor y el otro mayor: ley de responsabilidad penal adolescente. Dos años en un centro de rehabilitación me lo hicieron entender) Pero como tiene 16, solo son  joteos, insanos, pero joteos, que se ven feos pero no son castigables.

2.- A estas alturas, que la mina pueda alegar algún supuesto del estupro es imposible, salvo que el tipo fuera su profesor, o su guardador, o su cura confesor. Pero no es el caso, es un jote en plan flirteo. Nada que pueda ser juzgado como delito.

3.- La mina, que no tiene 16, tiene 24, pero le dijo que tenía 16 de puro mala que es, le aviva la cueca insinuando que le gusta jugar al joystick con el nepe y esconderlo, y que solo amigos muy especiales han sabido de aquellas cosas entretenidas. Seamos sinceros: en ese contexto, nadie podría pensar que son sombras chinas. Y a los 16 años, muchachos con problemas severos de sociabilización podrían encontrar divertido y digno de ocultar el arte de las sombras chinas. Así que necesariamente la referencia es sexual, la loca calienta la sopa más allá de lo que cualquier microondas puede aceptar, y aceptelo, en ese punto, usted ya tiene la coyoma a medio reventar en moco. Es más: en ese minuto podría eyacular con tan solo la mera insinuación de que el jumper no le llega a cubrir el pliegue de la pierna y la pelvis.

¿Cuál es el afán de las minas de 24 de hacerse pasar por minas de 16? ¿Coleccionan weones jotes que les ofrecen la tulula por cámara? ¿Es un trofeo? “Mira, capturé veinte pedófilos de internet” y no cuentan nada cuál fue el método: una vil calientización via internet. Había leído antes que habían cabros que se dedicaban a estas cosas, y efectivamente grababan a estos pelmazos onanistas y lo tenían como trofeos. Normalmente eran weones de la edad de uno, 20, 21, que ponian de avatar una pendeja de 16 y una webcam donde la lola salía mostrando las lolas. Y viejos feos de 43 mostrando al otro lado la tulula. Era divertido, hasta yo pensé en hacerlo. Eso, hasta que caí en las garras de una calientasopas de tuiter. Y eso, cabros, es horrible. Hasta el día de hoy tengo que pagarle una suma a cambio de su silencio. En realidad es pensión alimenticia porque justo de calientes no usamos condón. Pero pico. Es horrible. No lo hagan.

Tiren con condón.

Con pastillas.

Con mayores de edad. Aunque sean menores. Ser papá a los 17 es igual de malo que a los 18, pero si la mamá tiene 22, eres un campeón, no un perdedor que se cagó la vida.

Yo siempre quise tirarme a la rucia que estudiaba kinesiología. Nunca me dio la pasá. Más bien, me bloqueó del tuiter.

Pero eso será para contarlo otro día.

Chao.