Bienvenidos a Nefasto.tk el sitio que se opone fervientemente al abajismo rancio de noesnalajota y a la cursilería de UPSO.CL. Hoy les presentamos un post que trata sobre la vida misma, específicamente la mía.

Mis vacaciones (cesantía) eran de las más normales del mundo: Despertar- rascarme los cocos – tocarme un poco – levantarme- tirarme gotas en la cara- pedir el desayuno a mi vieja acostado- tirarme un peo- ver series- otro peo – siesta – insultar a mi vieja por la demora del almuerzo – defecar – limpiarme apenas -seguir viendo unas pornos – exigir oncecomida – dormir a las 3 am. Todo esto  en un constante circulo vicioso que a mis 30 años me hacía sentir absolutamente realizado y feliz.

Todo iba bien, al día siguiente me prestaba a seguir mi alegre vida, hasta que mi madre (que denotaba un mayor índice de depresión de lo habitual) se para frente a mí, con esa mirada tan hiriente, puedo entender estrechez de mente, comprender la falta de experiencia… …pero no voy a aguantar… -ah, conchetumare. Estoy divagando – algo me quería decir:

Al parecer lo más sensato era solicitar la Interdicción de mi madre, así me designarían como curador y podría administrar el dinero de la pensión que le había dejado mi abuelo, mi padre, mi padrastro y el perro. Con eso podría contratar a unas Escort que me hicieran comida y muchas cosas divertidas. Pero por otro lado igual sentía cariño por las señora, en verdad lo otro requería un actividad mayor, trabajo y mucho tiempo. Así que decidí hacer algo mucho más efectivo: Golpear a Pedro Engel hasta la muerte, solo así dejaría de atormentar a mi mama. Por otra parte odiaba sus predicciones y el culto que le rendía esa manga de abajistas de mierda. Esos abajistas que se creían ateos-intelectuales pero igual eran unos apestosos paganos. Si lograba acabar con Pedro Engel tal vez se suicidarían. Dos pájaros de un tiro.

Lamentaba tener que cambiarme de calzoncillos. Unos les agarra cariño, sobre todo cuando por el transcurso de los días comienzan a pegarse a tu piel coludidos con el jugo cocal. Obviando todo eso, me sentía preparado. Me puse mi traje de latex amarillo y tome una Katana que había comprado en el Bio-bio. En realidad había estafado a un señor ciego que vendía cosas ahí (no diré como). Alistado, me preste a salir de mi casa en la comuna de San Bernardo, hacía un calor de mierda, pero nada me iba a detener. Ya en la puerta me dirigí a mi Madre que se encontraba encerrada en su pieza:

¿Nuestro héroe lograra llegar a canal 13 antes del término del matinal? ¿Seguirá existiendo matinal? ¿Cerraran todos los canales de televisión antes de que logre enfrentar a su enemigo penetrador telepático? Véalo en la 2da parte de su teleserie favorita.