Corría abril de 2003, y nuestro deseo de revindicar la normalidad cerebral nos llevaba a pedir la muerte del axé. 13 años después, ello se volvería realidad. Escuchemos este bello audio de archivo.