Agencia de desinformación y confusión peliteñida

Nuevo adelanto del nuevo libro de Marcel

Estamos comprometidos con la mesiánica, anticrística y pantagurélica cruzada por sanear las finanzas de Marxcel. “Me duele Chipre” se anticipa como un fenómeno de destrucción masiva de anos y celebros, y una profunda analogía con sus cheques y la complicada situación penal que enfrentará. Todos sabemos, Marcel es un perseguido político, un líder de la oposición verdadera, un Leopoldo López cualquiera, porque ni el gobierno de Chávez lo ayuda. Las librerías, nerviosas, han comenzado a acaparar venezolanamente los ejemplares en verde. Pero la especulación no hará que se agoten las copias del libro; a lo mucho hará que las divisas de Marcelos Congoleños comiencen a subir de forma extrema de precio (así que los cincuentamil marcelos congoleños, de súbito, tienen un poder adquisitivo cercano a cuarenta mil pesos. Cosas del dólar blue.) Por eso, y para seguir animándolos a comprar esta obra inmortal que nos dará un cuarto nobel de literatura (el anterior fue Laura Vicuña) les dejamos nuevos pasajes seleccionados del nuevo libro de Marcel.

aplaudan, mierda.

Allende y yo

Cuando yo era niño estudiaba en un liceo público, allá, en Providencia. O Recoleta. La verdad, no me acuerdo muy bien, estaba muy chico, no sabía muy bien lo que hacía. Un día llegó un caballero de rulos, canoso, bigote, con unos anteojos de pasta muy grueso y hálito alcóholico. Nos habló del socialismo, cosas muy bonitas. Pero yo en esos días me juntaba con el cuico Losada, el chico Untermensche, y rubio Goëring, que vivía en una villa llamada igualdad, dignidad, no me acuerdo muy bien. El asunto es que el rubio Goëring nos presentó a su tío Paulo, o Pol, como el indio del indio y el flaco, que buen chistes de humoristas, he he he. El tio pol era muy travieso. Quizás de ahí que me comenzaron a dar estos ataques en que hago cosas que no lo sé. Pero por eso me hice democratacristiano, porque tío Pol era muy democristiano, de hecho, él era alemán, y militaba en el Zentrum, el partido democristiano de ese entonces. Se llaman democristianos por lo que hacen con aquello que rima. Bueno, y don Paulo nos dio unos cigarros locos, no entendi mucho lo que me pasó después, solo recuerdo que amanecí en la carretera, sin mi reloj que me había heredado mi abuelo-zapatero-anarquista y con un terrible dolor en el culo. Ese día observé pasar los aviones jaguer junter tomando leche condensada y atracándome una chana. Puta que fueron buenos esos besos. ¿O era una película? No sé, no me acuerdo. Lo pasábamos bien en esa época. Sobre todo cuando salíamos a hacer nuestras redadas antimarxistas. Son errores de juventud, sí, ahora los marxistas son mis amigos, hasta me compran libritos. Claro, claro, lo mío eran travesuras, Andrés Allamand era más exagerado, ese weón quemaba micros. Era maestro. A mí con cuea se me da prender el carbón en los asados.

Me duele Entrepiernas

Una vez iba viajando rumbo al sur, pues como dice Violeta Perra, para hacer bien el amor hay que venir al sur, y a mí me pedían mucho que cantar esa en las peñas universitarias, por que nosotros hacíamos peñas, que eran una manera de desafiar a la dictadura a mediados de la década de los noventa. Entonces iba en mi auto, mi fiel auto, manejando, tranquilamente, hasta que una luz aparece en el cielo. Eran los extraterrestres, que me tenían una misión; ser el salvador del mundo mundial. Tenía dos salidas: una hacia la ruta cinco, otra, un camino de tierra. Ahí encontramos un pueblo que se llamaba Entrepiernas. Así que dije “ah, debe ser un pueblucho lleno de putas”. He he he, que buen chiste de puebluchos de mierda. Mi señora se enojó porque era un chiste grosero. Yo le saqué la chucha.

Necesitábamos un lugar donde dormir. Pagué con un cheque. Llegaron a las tres de la mañana a sacarnos a patadas. Alegué que estaba embarazado, así que dejaron de pegarme. La que estaba embarazada era mi esposa, así que le sacaron la mierda a ella porque no pudo hablar.

Mi viaje al Congo Belga

Mientras estudiaba mi maestría en la Universidad Católica de Bélgica, surgió la posibilidad de ir en una misión suicida, digo, misionera al Congo Belga. Visitamos Congo Belga y dimos con un pueblucho de gente muy muy rústica, que usaba el trueque de hamburguesas de soya como moneda. Entonces yo llegué, compré unos latones de esos de tarro de café, y les estampé mi efigie. Desde ese entonces que su moneda es el Marcelo Congoleño (M¢=2) la moneda que extinguió los dinosaurios. Es una moneda perfecta, sin los problemas de las actuales monedas. Le he escrito al Presidente Maduro para que adopte el Marcelo Congoleño como moneda nacional, así se acaba la escasez de papel higiénico. Y de paso me puede mandar unos cuantos millones de dólares, para las calillas. Pasando y pasando, poh

 

Mañana no te pierdas la tercera parte y final

 

AVISO IMPORTANTE: Las Noticias de "La Rucia Tuday" son falsas; meras tomaduras de pelo, humoradas de mal gusto.. Si usted considera que éstas presentan algún grado de verosimilitud, consulte a su psicólogo.

Deja un comentario

El correo no se publica

Nefasto.cl Sitio oficial del optimismo y la buena onda. Fundado el 5 de Enero de 2014 después de un severo déficit de ravotril y anabólicos. "Nefasto" es un esfuerzo mancomunado de personas que en su tiempo libre se dedican a leer, escribir, dar pena y pasar ramos con cuatro. El contenido de este sitio se distribuye bajo la Creative Commons Atributtion, Non Commercial, Share Alike, All But The Clinic License versión 1.

(CC) 2014, Nefasto V 2.3.3 Quilpué, Chile, Planeta Tierra, Sistema Solar, Vía Láctea, Universo Carl Sagan.

blogger statistics
visitantes, ya están aquí?


39 queries in 5,049 sg

Tema de Anders NorénSubir ↑