12140112_1071711849519229_4706771706341337392_o
Dibujo deBruno Bauer

¿Políticas públicas, para qué? Si total, lo podemos “arreglar” con el vuelto del supermercado. Eso pareciera decirnos “Un techo para Chile” en su propaganda. Pasamos así de ser un grupo solidario que armaba mediaaguas para salir del paso, a unos apologistas de la vivienda de emergencia como vivienda permanente, al campamento como respuesta a la desidia, pero voluntaria desidia. Pura austrolibertad.

11940687_10154000085409176_615752576_n

¿Cambio constitucional? Eso es para castrochavistas. Como si el actual estatuto de la propiedad no fuera un óbice a una mejor distribución de las tierras para habitación, sobre todo con la de especulación inmobiliaria. Como si acaso la Constitución no fuese una forma de entrampar las expropiaciones, expropiaciones que podrían servir para construir viviendas sociales mucho más amplias. Pero no, hay que pagar el terreno a precios exhorbitantes, para que arquitectos snobs puedan cachiporrearse de que están revolucionandolo todo haciendo casas a medio terminar.

12837517_10154000086684176_1231351979_o

¿Reforma tributaria? ¿Para qué? La mejor manera de recolectar dinero es donando el peso en el supermercado. La reforma tributaria sólo hará que el emprendimiento se haga más dificil. Por eso que la mejor manera de salir de la mierda es usar ese pesito que ud. dona en el supermercado para entregarle 20 lucas a la señora del campamento para que haga un “emprendimiento” que seguramente fracasará rotundamente, luego de no obtener los permisos de sanidad -esto de la burocracia estatal, siempre echándonos abajo, es un fastidio -para luego ir a cobrarle los 40 (crecieron por los intereses) y así vamos aumentando el amasijo de la caridad. Por que no necesitamos reformas tributarias para construir casas (ni financiarles la universidad y vagancia a los hijos del 50 por ciento más rico del 50 por ciento más pobre de Chile) sino sólamente fomentar el crecimiento.

En techo sólo crece el aweonamiento. El dogmatismo y el aweonamiento.