Las gringas inexpertas no tienen la sabrosura de nuestras chicas de arrabal. Y es que por más viajes se peguen hacia Valparaíso, la sabrosura no será una enfermedad de transmisión sexual.