Cada tanto en el metro, entre los músicos que vienen con veinte mil instrumento y tienen que salir apretando cuea de entre los pasajeros antes que los agarren los guardias, se cuela uno que otro espectáculo que no pasó ni el casting del reality de talentos animado por Atilio Machiavello.