La libertad de expresión incluye también el denunciar con crudeza, con sarcasmo y con desprecio cuando llegue el momento de hacerlo. Pero ¿Cuál es esa otra realidad que las multitudes no están viendo?

“Vístete de payaso, maquíllate: la gente paga para que la hagas reir”.

Crónica de Ruperto Concha del 11 de enero de 2015 por Radio Bio Bio de Santiago