Las pacolocuras no dejan a nadie tranquilo. Ya no les puedes decir “Enhiestos representantes de la ley de bajísima calidad moral, os denuncio y desafío” pues es considerado delito, mucho menos puedes mirarlos a los ojos pues podría considerarse una actitud desafiante. Ahora, si de mala cuea una manada de elefantes pasa corriendo por el lado, lo mejor es que te lances a la calle, aunque un automóvil puede arrollarte, porque si no les despejas el camino ellos simplemente te detienen por no dejarlos hacer su labor de defensa social.

 

Via @Motonetas