Bv1wtfjIIAEp4mp

Pese a los enormes esfuerzos por mantenerlo en secreto, altas fuentes al interior del gobierno nos han intimado la impactante noticia de que no sería un rodado en medio de la línea lo que ha dejado a media región incomunicada, sino que la primera rasgadura en el espacio-tiempo hacia la quinta dimensión que anunciara el Dr. Dr. Dr. Dr. h. c. mult. file. Cristián Contreras Radovic, donde finalmente nuestro universo se mezcla con el universo poquemón.

Es así como tras el sismo del sábado, el maquinista se encontró con el gigantesco animal durmiendo en medio de la vía. Los operarios no saben si hacer algo para que despierte, esperar a que despierte de motu propio o derechnamente llevárselo en andas.

Animalistas: “Despertar al Snorlax es crueldad”

Un grupon de animalistas quilpueínos se manifestó contra la idea de despertar al Snorlax. Autis Tardo, experto en poquemón, expresó: “El Snorlax necesita entre cinco a seis meses para quedar bien dormido. Después de eso, come cinco horas y se vuelve a quedar dormido, raja. Despertarlo antes en una situación que no sea dirigido por su entrenador, puede ocasionarle severos traumas. Es, sin duda, crueldad.” Linda Correa, presidenta de la asociación Quilpueína de los animales, llamó a una velatón en apoyo al Snorlax, donde se dedicarán a emitir ruidos molestos a las tres de la mañana “Para concientizar con la crueldad que se pretende hacerle al Snorlax”

Se busca maestro

La gerencia de Metro, finalmente, ha optado por buscar un maestro poquemón que ayude a lidiar con la crisis. Se han ofrecido sumas ingentes, sobre el millón de dólares y 74 doncellas ardientes a disposición del afortunado, pero la gestión no ha rendido frutos. “Ninguno de los postulantes ha acreditado sus habilidades” señaló Marisa Carrusel, gerenta del Metro. “Llegó un weón con un gato guatón con orejas de conejo y nos quería convencer que ése era un picachu. Lo sacamos volando a patás en la raja”
Estaremos a la espera de mayores informaciones durante el día.

ULTIMA HORA: Se movió el Snorlax

Le picó una wea y se acomodó un poco, pero no lo suficiente para que vuelva a correr el tren. Seguimos atento a la crisis del Snorlax. #SaquenAlSnorlax

Bv5BgRWIUAAgh0w