conocimiento-redes-sociales

Las redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram, Whatsapp, etc.) han abierto tanto espacios económicos, culturales, discursivos, como también formas de contactar con personas que nunca habíamos visto, ni vivenciado antes a tal nivel de unificación masiva de usuarios, con tantas herramientas eficaces y practicas en su utilización. A pesar de experimentar experiencias símiles, hace mas de una década, en foros, messenger (el clásico), my space, etc.

Esto a priori puede ser bien visto. Es decir nos conocemos mas unos a otros (Por tuits, estados, comentarios, blabla). Encontrarnos para realizar determinadas labores o meramente compartir nuestro día a día con quienes somos cercanos es mucho mas fácil y menos engorroso que hace 20 años, teniendo una incidencia positiva. También en el contacto con personas que gozan de mayor popularidad o impopularidad es mucho mas sencillo: Dialogar con una famosillo, político o un ente símil (independiente que pueda ser él o un CM esclavo que aparenta ser el) da una sensación de cercanía mucho mayor a la que se tuvo en el pasado.  Tanto en el ámbito del contacto con personas, como en el acceso a la información nos brinda, en apariencia, la idea de que nosotros estamos eligiendo. A diferencia de  antaño, donde para poder acceder al conocimiento de la cultura popular general dependíamos exclusivamente de la televisión y de su parrilla programática, teniendo que adaptarnos a esta.

Hoy por hoy, elegimos con quien contactarnos, que ver, que leer, en definitiva, en la gran gama de cosas, de signos que se introducen por nuestros sentidos: decidimos que consumir con cierto margen de libertad.

Como señale anteriormente a mi parecer esto es muy bueno, comunicarse siempre lo es, pero no quiero referirme a aquel tópico en este humilde artículo. Pretendo en las siguientes lineas referirme, de la forma mas sencilla posible, a 3 cosas que me llaman la atención y que podría considerar, bajo mi punto de vista, negativas por parte las redes sociales: 1.- La dificultad de cortar relaciones entre personas (amistosas como amorosas); 2.- El altruismo de red social; 3.- Las funas virtuales.

1.- La dificultad de cortar relaciones personales

Tener una relación amorosa hoy por hoy, en algunos casos, es presa de la sobre exposición: fotos juntos haciendo de todo; consolidación de la relación en escritos, canciones, y otros dedicados a la otra persona. Muy bonito, muy bonito, pero la posibilidad de control es mayor: “¿Quien te dio like en la foto? ¿Por que esa reacción? ¿Por que te dijo eso? ¡TE VOY A SACAR LA CHUCHA!”

Por otra parte, la ansiedad comunicacional aumenta con la posibilidad de notar si la persona esta en linea o no. Los llamados “vistos”, entre otros, decantan en un fenómeno que llamaré, barsamente, panóptico de red social, generando mayores niveles de dependencia y represión. Lo anterior genera controversias por situaciones que, en algunos casos, no dan para ello y, finalmente, clausurando historias de amors (o lo que sea que exista en eso).

El problema mayor se da en que el canal comunicativo difícilmente se cierra, a no ser que una de las dos personas tenga la fuerza de voluntad suficiente para bloquear al otro de todas sus redes sociales. La posibilidad de hablar, manifestar algo al respecto (palos y mensajes que pretenden ser críticos, pero no. TODOS SABEMOS QUE ESTÁN HACIENDO SHOW PAR DE WEONES) y saber del otro dificulta que las personas se superen entre sí. No viviendo un duelo y esas cosas que la gente debe vivir para sanarse, siguiendo con una vida normal  sin tener que depender de otro ser humano para autovalerse.

Graficándolo comparativamente: Hace 20 años era mucho mas sencillo evitar a las personas, pues solo te comunicabas con él otro viéndolo en persona (si vivía cerca) o por teléfono fijo. Mucho mas fácil de evitar.

Es evidente esto, creo que muchos lo han vivido y ni siquiera en el ámbito amoroso, también con amistades o con personas por las cuales sentiste algo mas allá de eso.

2.- El altruismo de red social

niunamenos

¿Como no tocar este tema? Lo vimos y vivimos muy de cerca hace unas semanas con la campaña del “Ni una menos”: Fotos de perfil cambiadas, el respectivo estado pro causa y memes donde se denunciaba la violencia de genero.  También ciber-luchas entre detractores de la campaña como de la barra brava acerrima (?) a la causa. Como no nombrar a los porsilaponguistas de siempre aportando con su grano de arena (dándonos, con el caso del joven del cartel, un jugoso aliño al circo romano de esos días). Un gran y triste show pobre.

¿Cual es el problema del altruismo de red social? Simple, da, a las personas,  la sensación de estar a favor de una causa solo por compartir (like y share)  contenido relacionado a ella y no realizar ninguna actividad material (activismo, campañas, difusión efectiva de ideas) que aporte un grano de arena real al tópico que se defiende. Sisi, al difundir información cumples con confrontar de algún modo ideas, pero en el flujo del debate mismo, en muchos casos, las personas ni siquiera se informan respecto al hecho generador de la problemática por la que se hace una campaña determinada, provocando, como consecuencia, que simplemente se defiendan ideas base, haciendo complejo llegar al estadio de un debate serio. Lo anterior, pues a la hora de intercambiar ideas, en la mayoría de los casos, se cae en la descalificación y en falacias argumentativas contra el interlocutor. Por ejemplo: La imposibilidad de hacer reparos al feminismo pues eso te hace un machista que defiende sus privilegios, de pasada un retardado. Ni decir que sucede con  la mujer que cuestiona el feminismo.

Esto no solo se da en estas situaciones, también en campañas de veganos/animalistas, causas por acabar el hambre en africa; causas donde se muestra a gente con determinada patología; causas donde se expresa la molestia ante un atentado (Francia por ejemplo). En todos estos casos se genera un discurso políticamente correcto donde todos sienten la necesidad de hacerse parte de la causa compartiendo imágenes, cambiando sus fotos de perfil, y, quien se oponga a eso esta completamente equivocado y es digno de insulto.

Mas allá de este problema comunicacional, se fomenta el conformismo. Tanto en la posibilidad de ayudar materialmente en cambiar (ayudando en el mundo real y no solo el virtual) la situación problemática, como en la calidad del debate y la información que manejan los defensores de esas luchas. Lo dicho, tiene como resultado que existan personas menos criticas respecto a los discursos establecidos y autocriticas en su forma de actuar para poder mejorar tanto ellos mismos, como su entorno.

3.- Las funas virtuales

800px-simpsons_angry_mob

Este tópico es el mas preocupante a mi parecer. En los últimos años y meses hemos visto una tendencia a reprimir a personas por medio de las redes sociales, especialmente por twitter y facebook. Se han generado grandes campañas buscando despedir a gente que por realizar una accion considerada ,socialmente, como negativa merece una sanción inmediata por parte del mundo, la pachamama y del universo cósmico. Desdeñando así siglos de avances en materia de Derechos Fundamentales, los que buscaron evitar toda forma de autotutela confiando la administración de la justicia a los Tribunales.

Y no solo nos quedamos con campañas en las cuales queremos dañar económicamente a las personas, sino que, también, se pasa al ámbito de las reprimendas físicas y maltrato psicológico -incluyendo amenazas de muerte y otros-. Lo vimos con el caso del amigo del cartel (que solo la quería poner) y, también, en bullados casos como el de la Señora de Chicureo. Ésta fue victima de una edición, maliciosa, de sus comentarios a unos periodistas de Chilevisión (finalmente gano el juicio).

funas
Idiota, con menos vida que nosotros. Ojala te mueras.

Es comprensible la desconfianza a los Tribunales de Justicia y al poder judicial mismo, pero, aun así, no se justifica oficiar de juez, jurado y verdugo de personas que, tan solo por no opinar como uno o haber hecho una acción que consideramos reprochable, se hacen presas de la funa social por la red y la vida real. Y no solo ellos, sino que sus familiares no se quedan atrás como objeto de critica y burla.

Hemos visto como las personas por twitter se alzan con antorchas (o, como diría un buen amigo, teas ardiendo) contra otros seres humanos: hurgando en su información personal, su pasado, en fotos de familiares, etc., con el objeto de devolver el daño. Generando una policía del karma que se encarga de dar duro a quien parece merecerlo. No muy alejado de una sociedad totalitaria, no muy alejado del cerebro de un genocida.

¿Nos vuelve mejores personas causar daño a quien, nos parece, lo merece? ¿O nos vuelve iguales o peores que ellos? Eso queda a juicio de ustedes lectores. Por mi parte, creo humildemente, que el mundo, mas que empatico y comprensivo de la realidad de los demás, se vuelve cada día mas reaccionario y salvaje. Y si, somos unos animales mas del reino, pero no vengamos después a pedir menos violencia para determinado grupo que se hace llamar oprimido, si somos iguales o peores en términos de crueldad.

Recomiendo ver el episodio 6 de la ultima temporada de “Black Mirror” llamado “Odio nacional”.

Con esto los dejo, de pasada les aviso que no se redactar bien. Pido las disculpas pertinentes y espero podamos debatir sobre esto m3n3s y w0m4n3s. Besitos.