Las revueltas elecciones en Europa plantean un oscuro panorama, no solo para ese continente, sino para el resto del mundo. Mientras empresarios sin escrúpulos se ufanan de haber bajado los costos en seguridad, un derrumbe en una mina sepulta vivos a setenta trabajadores.