¿Por qué, ahora, los 4 o 6 mil muertos causados por la epidemia de Ébola tienen al mundo aterrorizado? Bueno, hay hartas razones para asustarse. Por un lado, la tasa de mortalidad por el virus Ébola, en general, es del orden del 50%. O sea, de cada dos enfermos, uno se muere. Y por razones que aún se desconocen, hay brotes en que la mortalidad ha llegado al 98%. O sea no sobreviven más que dos de cada cien contagiados. Otra razón de alarma es que no hay ninguna cura contra el Ébola. En más de 30 años de investigaciones sobre el virus, no se ha encontrado ningún fármaco que lo paralice o lo destruya. Es incluso más fuerte que el virus del sida. Y tampoco se ha encontrado hasta ahora ninguna vacuna que permita evitar el contagio.

“Virus ébola: nuevo gran protagonista del terror”. Crónica de Ruperto Concha del 12 de octubre de 2014 por Radio Bio Bio de Santiago.